domingo, 13 de enero de 2008

RORY GALLAGHER - Irish tour (1974)



Hay cosas que no me explico para nada. Una de ellas es haber tenido por más de tres años este disco y haberle hecho tan poco caso, y no haberme puesto a escucharlo en serio hasta el momento que alguien me dijo que le gustaría verlo reseñado en este blog. Por tanto, me decidí a escucharlo unas cuantas veces para ver si lo consideraba digno de mis elogios, y a la primera escucha tuve que rendirme a él.

Rory Gallagher era un guitarrista y cantante irlandés, que había militado en el grupo Taste y, disuelto este, inició una fructífera carrera en solitario. Me resulta algo dificil comentar este directo sin haber escuchado todavía ninguno de los temas en estudio, así que tendré que tirar de cosas que he leído sobre él. Se dice que en directo era muy dado a improvisar en los temas, que dos interpretaciones del mismo tema nunca eran iguales. Pues nadie lo diría. Este tipo era un maestro de la guitarra blues hasta el punto de que cada segundo de estas canciones parece una fria y calculada reproducción de un planeadísimo solo registrado en estudio. El domino de Rory sobre su guitarra es totalmente impresionante, casi incomparable. Además canta bastante bien, sin ser un prodigio vocal, acompaña muy bien a su música.

Otro punto muy importante a la hora de valorar un disco en directo es el sonido, y aquí es algo inmejorable. La guitarra suena clara, cristalina, se distingue hasta el más mínimo ruidito y hasta la más corta nota de los solos, pero al mismo tiempo es dura, rockera y agresiva. La batería suena potente, y el bajo está bien marcado. El teclado es además maravilloso, con su ardiente sonido de Hammond. Incluso el público está a un volumen ideal, lo que hace que en momentos puntuales quede muy bien oírles acompañar dando palmas.

Las canciones aquí no son demasiado originales, y muchas veces la gracia está en la potencia y feeling que le echan Rory y su banda, que por cierto, es fantástica. Me atrevería a decir que lo mejor del disco está colocado al inicio. "Cradle rock" es un festival de rock en si misma, un tema poderosísimo que tiene cierto gusto a Deep Purple gracias al toque de órgano. El riff de esta canción podría estar perfectamente en una lista de los mejores de la historia del rock. "I wonder who" es un brutal blues lento donde Rory de muestra una sensiblidad blues que pocas veces he escuchado. Y mi favorita del disco, "Tatoo'd lady", tiene que se aleja algo más que el resto de los patrones blues, mostrando un formato más pop y con melodías más elaboradas. Eso no quita que no lleve el sello de Rory y los maravillosos solos de guitarra (y también de piano eléctrico) terminan de redondear algo inolvidable.

El resto del disco está lleno de momentos brillantes pero en general no tanto como este brutal inicio. "As the crow flies" es un tema que toca Rory solo, con guitarra acústica, armónica y voz. También tenemos cosas como "Too much alcohol", que siendo el enésimo mediotiempo blues sin nada de originalidad, se las apaña para que lo adoremos por su propia identidad, lo que demuestra indudablemente que Rory era algo mágico. En general en todoe el resto del disco podemos encontrar cosas increíbles que dada la homogeneidad del estilo, se me hacen algo absurdas de comentar detalladamente. Será más productivo si veis el video.

4 comentarios:

Travis Bickle dijo...

Uno de los mejores directos de la historia.

Destacar dos temas que no has mencionado para no alargarte: "A million miles away" (el primero que oí de Rory Gallagher y mi favorito) y "Walk on hot coals" (ese largo solo final es sobrenatural).

Anónimo dijo...

Hola. Yo soy quien quería ver reseñada esta inmensa joya de disco en este estupendo Blog.
Yo no tengo más que una frase para este disco: El mejor disco de Blues-Rock de la historia. Efectivamente, las canciones de Rory cambiaban ligeramente de un concierto a otro, porque improvisaba mucho en sus punteos. Como disco de estudio de Rory yo recomendaría el Deuce, del que curiosamente no hay ninguna canción en este Irish Tour.

Dark.

Psicodeliazombie dijo...

Tremendo disco... y exelente blog... lo leere completo con calme y de seguro me estare pasando seguido por estos lados...!!!

Anónimo dijo...

Oí a alguien comentar una vez que el disco se le hacía un poco largo; y yo pensé: ¡Pero si es cortísimo!. Para que el disco fuese un fiel reflejo de los conciertos de la mejor formación de la Rory Gallagher Band, debería de haber sido triple o cuádruple Lp.
Crest of a wave; used to be; Hands up; Sinner boy; in your town... faltan tantas canciones¡
Creo que aquel comentario se debía a que la parte del disco dedicada a las Jams no es tan buena como el resto, por que si no; no lo entiendo.
Gloria al más grande que ha existido.
Jorge de Asturias